sábado, 2 de julio de 2011

Lorena Nazal Saglie

SEGUNDOS 

Nadie había sabido nunca de sus antojos y peticiones al anochecer,

(tampoco de los llantos al amancer) 

Hasta que una noche los sueños se la llevaron toda vestida de ropajes clandestinos, la mecieron y la devolvieron plácida. Se extendió ese día como ninguna,como si el mundo le hubiese regalado una alfombra mágica. Bostezó osciosa y encantada por el sol, durante unos segundos vivió justo en la frontera del aquí y el allá. Por primera vez sonrío en un comienzo del día, ansiosa se sentó a contemplar las horas...   


2 comentarios: